viernes, 21 de enero de 2011

lunes, 17 de enero de 2011

Bocafloja - Rap Conciencia


Al parecer, "Babo" vendrá a mi ciudad en febrero, y la gente se quiere volver loca, Tino el Pingüino vendrá éste sábado, y ni quién se entere... A ver si aprenden. Espero con fe que ocurra, pero si no, yo ya.



viernes, 14 de enero de 2011

Bocafloja ft Velcro - Abre



No hemos estado en posición del beneficio del estado
y el quilombo ha generado un nuevo estado en cada mente...


lunes, 10 de enero de 2011

Tocante a la música



En efecto, la música es simplemente eso, el arte de combinar los sonidos y los silencios, es simplemente arte.
Gracias a la tradición de regalar cosas en los cumpleaños, entre que me hice y me hicieron de uno de esos artefactos que reproducen música, y en realidad estoy agradecido. Predomina en él ampliamente el rap. Se dice que rap es un acrónimo, Rhythm and Poetry, o bien, Ritmo y Poesía. Ambos componentes armonizados crean maravillas. Existe el sampleo, que para muchos es simplemente plagio, pero se ha vuelto con el tiempo algo básico y casi artístico. Se trata de tomar un pedazo de una canción cualquiera e introducirlo en una composición propia. El sampleo abarca desde Chopin hasta Sendero Vallenato, dependiendo del nivel de detrimento que sufra la mente de quien samplea. La poesía sobre una batería y un bajeo fragoroso sin recaer en lo molesto acompañada por el nocturno en mi bemol opus 9 No 2, es algo que se tiene que experimentar para entenderse, algo a lo que hay que abrir los oídos para después juzgar a placer. Soy de esos que saben apreciar cuando la música, independientemente del género, está bien ejecutada, y más que eso, aprecio cuando la música es buena, y cuando no. No soy de esos que dicen, yo puro Rap, porque lo demás es mierda, sino que en base al criterio que he sabido forjarme es que escucho, proceso y después determino si volver o no a escucharlo. Hablar de la música, es hablar de algo grande, es hablar de una de esas evidencias de que no estamos en el mundo sólo porque el azar así lo permitió, es hablar de que hay algo más allá de nuestro entendimiento que por medio de la música misma nos permite soslayar a qué nos atendremos en la eternidad. La juventud está afectada, bastante. Y prueba de ello es que sólo gusten de los géneros, así denominados, urbanos que abordan temáticas entre lascivas y criminales, o bien de enamoramiento burdo sin tomar en cuenta el amor, o de acordarse de toda la mierda loca que alguien hizo esa noche, para así tratar de pretextar que, por cuanto cierto -ya no autor sino- intérprete con autotune  lo canta, entonces está bien, debido a esa carencia completa de personalidad e identidad del ser que se propaga como el ébola, lo cual, reitero, me enerva. La música es, en resumen, hermosa, algún día abundaré más, porque este texto fue el pretexto para, aparte de escribir, lo cual es también hermoso, agradecer a la gente que está checando este blog. Agradecer a quien analiza lo que uno ya de por sí analizó para así plasmarlo en el papel, en la hoja de texto, para que así, sin que suene a reiteración, alguien más lo analice.


Gracias.


Alejandro




 

miércoles, 5 de enero de 2011

Y ya entrados en...


Vamos a darle poquito a la música.


El alma es música. El hombre en sí es música.

Una vez, cuando estaba chiquito y tenía incluso más tiempo libre que ahorita, me puse a pensar como sería la vida sin música. No puede haber peor pesadilla. Y, recuerdo, que la idea latió de un comentario de mi abuela (quien se llamaba Marciana [no, no tiene nada que ver, pero así se llamaba]) en el cual planteaba un mundo totalmente musicalizado. Esa es una concepcion mucho menos loca o extremista, y es prácticamente real, ya que la música va de la mano con la vida, no tanto de manera retórica, sino como una teoría no tan descabellada cuando es razonada. Y no, no de un ángulo estudiado a modo de partitura y en forma matemática, no hay tanta necesidad. Es en cierta parte un sentido que todos tenemos, y, como tal, hay quien lo tiene más desarrollado que el promedio. Un simple ejemplo es cuando coordinas tus pasos con la música de tu reproductor marca Aipo por mera inercia (sí, espero no ser el único). O como la típica canción que te dura todo el bendito día rondando en la sesera involuntariamente (que lamentablemente va desde unos buenos raps o los clásicos de Silvio, hasta el PaPaPaPaPaPa... ...Panameric-hate you). Desde ahí se empiezan a notar los indicios de la influencia musical en la mente humana.


Hoy, voy a atravesar las áridas tierras del Valle de Santiago y las aguas pantanosas de la Huasteca Neoleonense para hacerme de una guitarra nueva. Mañana, con la inspiración del  instrumento adquirido, le daré más letras al tema (que probablemente vaya a dar BASTANTES).


Que así sea por hoy.





Adrián "Rockin'ForLife" Mtz :]

Ahora entiéndase que así sucedió:



Te extraño mente mía

que antes pintaste verde

calculadora y fría

pululante de duende.


Anhelo volver el tiempo

y pensar como aire libre

flotando entre ideas de cuento

en un mundo suave y firme.


Escribo y no siento lo mismo:

el cosquilleo del pensamiento,

trazando un crucial descontento

que parecía pueril sinísmo..





Y hasta incompleto lo dejé, fue lo único que pude escribir en mi ausencia jajaja.



Vamos a darle otra vez y con ganas. Bienvenido sea 2011. Gracias Dios.






Adrián "ImBack" Mtz jajaja.

lunes, 3 de enero de 2011

Rango Bajo (Dote Marrón) - Las Batallas


"¡Qué lindo!" dijo Pepito Grillo.


Veinte diez. A destiempo un tanto.



Incluso me lo había propuesto, a la vez que me figuraba que de antemano era un hecho implícito. Hasta me parecía -y de hecho me parece- una idea tonta todo eso de ponerse reflexivo el último día del año previendo los mentados "sentimientos encontrados", definir el año en una frase, establecerse propósitos procrastinables que se manifiestan como tales desde el "mañana empieza el año, hoy no hay pedo", o imponerse la nostalgia volteando al infinito (que generalmente se encuentra arriba y a la izquierda) mientras trata uno de acordarse de 365 días si no es bisiesto, siendo que uno no recuerda ni lo que desayunó ayer, mientras se recurre al típico "el tiempo se va volando" o al "parece que fue ayer" lo que lleva a hacer memoria de cómo se contemplan a sí mismas las personas en un futuro... y toda esa serie de cuestiones que rayan en rituales, a los que se expone la media por mero gusto en un 31 de diciembre. Pero hombre... son las 6 a.m. y no hallo otra cosa qué hacer, el sueño se me fue, gacho, incluso acabo de terminar de leer un libro y pues, vamos a ver.

Debo reconocer que el año todavía en curso fue, o sigue siendo -que por consiguiente será- un año bastante agradable.  De los más, si no es que el más chido, ya que a fin de cuentas sigue siendo el presente. Mi último año como menor de edad, lo cual puede ser materia de otro escrito, o tal vez no. Porque todo eso de "últimos", "primeros", "abrir ciclos", "cerrar ciclos", me parece -tan sólo el mencionarlos- muy patético. La respuesta al "por qué" vendría a remontarse seguramente a la muerte como máximo "cierre de ciclo" y el patetismo de la misma según mi apreciación personal. Sí. La muerte es patética, burda, castrante, trascendental para algunos -aun más que el estar vivo-, y tal vez, por lo tanto, para mí efímera. Mucho más efímera y despreciable que el estar vivo aunque muchos lo vean como algo común y por lo tanto sin chiste. Pero más que lo anterior, la muerte es salteable. Es un proceso por el que algunos pasan porque así lo quieren, proceso por el cual no pasaré por aquello de Juan 3:36... Nótese en el anterior pasaje el verbo en presente y que "eterna" -como ya he mencionado, y por si ignoran- contempla no sólo la nulidad de final, sino también de principio. No morir es sencillo, mucho, pero si lo que menciono les parece estúpido, reitero, ái síganle... Sigan creyéndome un estúpido mientras yo prosigo con lo que sigue.

Reza la publicidad que todos van en busca de algo, algo que, sin duda -no sin sus "excepciones" innaturales y pretenciosas- es, por más que suene como quieran catalogarlo, el amor. Como el ser humano cree que el amor en su máxima expresión (el cual trasciende lo existente y lo explicable) se resume en algo estúpido o en su defecto algo falso (no sé cuál está peor) y ve el amor ya sea de la madre, la familia, y/o los amigos como algo cotidiano y ya chale, busca el amor en el así catalogado "eros", en el de pareja mentado, el cual (al igual que los otros amores que con anterioridad menciono) experimenté y sigo experimentando por vez primera en el 2010... Una relación de aquéllas hommie... ¡Qué digo de aquéllas! Si la neta no es algo, hasta ahora (y en dicha índole), comparable. Con una fémina de aquéllas hommie... ¡Qué digo de aquéllas! Si tampoco se compara... Una razón grande para decir que éste año rifó y rifa.

Este año, como podrán comprobar en el archivo de este blog, viví experiencias bastante interesantes, chidas, otras no tanto, pero de las que salí avante. Por ahora lidio con una somnolencia "hardcore" (entiéndase jarcor) por haberme despertado al azar en medio de la madrugada por lo que no me extenderé mucho más, así que les pido, no sean tan parsimoniosos y lean lo que en mi no parsimonia supe escribir durante el año.

En el 2010 me enamoré más de mi familia, me enamoré de una mujer, me enamoré más del sentido crítico, me enamoré más del rap, más de lo poético, de la lectura, la tinta, del saber, de la vida... Me supe enamorar de lo que soy, pero sobre todo, me enamoré más de Dios...

Cálense.

31/12/10´


Alejandro